vineri, 16 iunie 2017

El niño asesinado (Romance pequeñito) (Amparo Poch y Gascón)


Corría la bala
Y decía el viento:
¿En dónde me clavo
Para dar más duelo?
El niño jugaba
Soñaba sus juegos
Pues ¿Qué era la guerra
Con sus hombres fieros?
Corría la bala...
¿Dónde irá mi hierro
Traidor y asesino
Por ser mas certero?
El niño soñaba,
Jugaba sus sueños.

Pues ¿Qué era la guerra
Si estaba tan lejos?
Capullo temprano
cortado y deshecho,
fruta no madura
robada del huerto,
los ojos cerrados,
los labios resecos,
los brazos tendidos…
¡está el niño muerto!
Un interrogante
se mecía al viento:
¿Qué es lo que han matado,
poeta, guerrero
atleta famoso
hombre justiciero?
cruel? bondadoso?
compasivo?, fiero?
egoísta?, humano?
Cobarde, ¿sincero?
Pues que era la guerra
Si estaba tan lejos…

Fotografía: Agustí Centelles (Bombardeo de Lleida, 3 de noviembre de 1937)

luni, 12 iunie 2017

Si todo ha de acabar (Eduardo García)


Si todo ha de acabar, qué importa nada.
Si el río ha de arrastrar cuanto queremos,
días, amigos, cuerpos, libros, senos,
cavando a nuestro paso una hondonada;

si todo ha de anegar la mar helada
y al cabo nos aguardan crisantemos,
más vale no olvidar lo que seremos
y enterrar en olvido la alborada.

Mas si el destino está en quedar en nada
rema a contracorriente, a tumba abierta,
apurando los cauces, siempre alerta
al destello que inflama la mirada.

Si todo ha de acabar, muerde muy fuerte
cada hora que le robas a la muerte.

marți, 16 mai 2017

Pensamientos de Don Cogito sobre la sangre (Zbgniew Herbert)


1

Don Cogito
leyendo un libro
sobre los horizontes de la ciencia
la historia del progreso intelectual
desde las tinieblas del fideísmo
hasta la luz de la sabiduría
se topó con un episodio
que ensombreció
su horizonte privado
con un nubarrón

una buena postilla
a la crasa historia
de los fatídicos errores de la humanidad

durante muchísimo tiempo
se mantuvo la convicción
de que el hombre porta consigo
una considerable reserva de sangre

un barrilete abombado
de veinte y pico litros
— una nadería

a partir de aquí es fácil entender
las desbordantes descripciones de batallas
los campos rojos como coral
las impetuosas corrientes de crúor
el cielo que repite
abyectas hecatombes

y asimismo un universal
tratamiento médico
al enfermo
se le abría una arteria
y alegremente se dejaba caer
el valioso fluido
sobre una palangana de estaño

no todos lo aguantaban
Descartes agonizante susurró
"Messieurs éparnez" —

2

ahora sabemos con exactitud
que por el cuerpo de cada persona
ya condenado o verdugo
circulan apenas
unos cuatro o cinco litros
de aquello que fuera llamado
alma del cuerpo

unas pocas botellas de borgoña
un jarrón
soo un cuarto
de la capacidad de un cubo

poco

a don Cogito
le sorprende en su ingenuidad
que este descubrimiento
no provocara una revolución
en el ámbito de las costumbres

cuando menos debería haber formentado
un ahorro juicioso

ya no se puede como antes
malgastarla y derrocharla
en los campos de batallas
en las plazas de las ejecuciones

en verdad que hay muy poca
menos que agua petróleo
que reservas energéticas

sin embargo sucedió algo bien distinto
se extrajeron unas consecuencias ignominiosas

en vez de moderación
derroche

tan ajustada medición
reforzó a los nihilistas
y dio mayores bríos a los tiranos
ahora saben con precisión
que el hombre es frágil
y fácilmente se puede desangrar

cuatro cinco litros
es una cantidad insignificante

así pues el triunfo de la ciencia
no comportó nutrición espiritual alguna
ni principio de comportamiento
ni norma moral

constituye muy pequeño consuelo
piensa Don Cogito
que los esfuerzos de los investigadores
no puedan cambiar el curso de los acontecimientos

tienen prácticamente el mismo peso
que el suspiro de un poeta

y la sangre sigue corriendo

supera el horizonte del cuerpo
las fronteras de la fantasía

— quizá esté por venir un diluvio

Traducción de Xaverio Ballester

luni, 8 mai 2017

Porque nosotros... (Samih Al-Qasim)


Me doy cuenta de que vamos a morir,
porque nosotros... no dominamos la técnica del combate,
porque nos hemos vuelto Quijotes,
porque... nos morimos de hambre.
Nuestros amigos... tras las fronteras,
contemplan un grano de su trigo,
una gota de su aceite... y preguntan:
¿Cómo estará nuestra casa abandonada?
¿Cómo estará la tierra?... ¿La reconoceremos al volver?
¡Ay de nosotros!...
Pedazos de un pueblo refugiado, perseguido.
¡Ay de nosotros, de nuestra vida de esclavos!
¿Volveremos? ¿Volveremos?

luni, 24 aprilie 2017

Don Cogito lee el periodico (Zbigniew Herbert)


En primera página
la noticia de la matanza de 120 soldados

la guerra ya duraba mucho
uno puede acostumbrarse

justo al lado información
de un crimen espectacular
con el retrato del asesino

la mirada de Don Cogito
salta indiferente
la hecatombe de los soldados
para sumergirse con delectación
en la descripción del espanto cotidiano

un obrero agrícola de unos treinta años
con depresión nerviosa
mató a su mujer
y a sus dos pequeñuelos

con precisión se describen
la ejecución del crimen
la posición de los cuerpos
y otros detalles

a los 120 caídos
es inútil buscar en un mapa
la excesiva lejanía
los oculta como si fuera una jungla

no estimulan la imaginación
son demasiados
la cifra cero al final
los transforma en una abstracción

un tema para meditar:
la aritmética de la compasión

Versión de Xaverio Ballester

vineri, 31 martie 2017

El camino no elegido (Robert Frost)


Dos caminos distintos en un bosque amarillo,
Triste por no poder tomarlos ambos,
Viajero solo, estuve largo tiempo
Contemplando uno de ellos tan lejos como pude,
Hasta donde acababa diluido en la espesura;

Al cabo, puede ser que con acierto,
Ya que era muy tupido y abundante
En hierba y poco hollado, opté por el segundo.
Aunque, visto lo visto al transitarlo,
Podría haber optado por cualquiera.

Los dos esa mañana, semejantes,
Se abrían ante mí parcos en huellas.
¡Oh, aun sabiendo que todo ha de seguir su curso,
cómo ansié haber podido tomar otro día el otro!
¡Cómo dudé si regresar sobre mis pasos!

Esto lo estoy diciendo suspirando;
En un lugar y un tiempo ya lejanos
Se bifurcaban dos caminos en un bosque
Y, al optar por el menos transitado,
Me dirigí a un mañana, este ahora, diferente.