luni, 19 noiembrie 2018

El águila y la Mariposa (Felipe Jacinto Sala)



-"¿Qué vale, mariposa, que así ostentes

dobles alas, -el águila decía,-

si apenas puedes remontar el vuelo

al nivel del tomillo que acaricias?

Dos tengo yo, y elévome con ellas

a las altas esferas infinitas,

y al mirarme vecina de los cielos

clavo en el sol mi perspicaz pupila.

Todo es grandeza en mí."-

                                            -"Pudiera serlo

-respondió la gentil mariposilla.-

Diminuta nací, débil y humilde,

mas, gracias a mi esfuerzo y mis fatigas,

me pude fabricar las tenues alas

que a la pradera y al jardín me guían,

y allí me nutro del sabroso néctar

que la aurora en las flores deposita.

Tú, nacida en la cresta de los Alpes;

tú, que te ciernes sobre abruptas cimas;

desciendes de las nubes hasta el suelo

para cazar la oscura sabandija.

¿Quién de las dos más noble: la que busca

rocío celestial que la sublima,

o aquella majestad que en festín torpe

su esplendor mancha y su grandeza olvida?"-



                               * * * * * *



¡Bellos conceptos del alado insecto,

qué bien sentáis a ciertas jerarquías!

vineri, 9 noiembrie 2018

Mariposa fugaz (Julia Uceda)



Para Rafael Palacios


Sería muy hermoso
ser muy joven ahora y no sentirse
extranjera en los viejos
lugares; no mirar desolada
las alas únicas caídas
y húmedas por la lluvia o por el llanto.

Van cayendo las hojas
y el viento se prepara ante el espejo
de los ríos dorados para el último
paseo entre las ramas
que perderán también sus alas y sus oros
apagados ya y fríos.

Estoy sola en mi casa sola.
Una canción llega hasta mí.
Es un mensaje
de primavera y esperanza,
de amor y gloria. Dice algo
luminoso de labios
amantes que se encuentran
más allá de los límites
de la vida, perdidos
los años, descifrada
la Esfinge. Pasa un eco
de bosques en la música que llena
mi casa sola donde yo estoy sola.

Fuera, la nieve —la evidencia
de morir algún día—
suavemente cae.

marți, 30 octombrie 2018

Los espejismos (Silvia Delgado Fuentes)



Vemos que la democracia es una más de las opciones criminales que padecen los pueblos. La excusa moderna para continuar con la esclavitud y la violencia.
Lo vemos en Brasil, en EEUU, en España, en Israel.
La democracia es perfecta. Su barniz electoral consigue que seamos nosotros mismos los que nos pongamos la soga que nos ahorca.
Dicen que es la gente la que elije por eso toca callar mientras se llevan las riquezas, mientras se abren las cárceles y se cierran los hospitales, mientras la gente más empobrecida se empobrece más y muere antes y muere peor y muere sin saber qué es una pizca de justicia pa los miserables.
Qué engañados estamos al creer que la democracia es el poder en las manos del pueblo, qué engañados estamos al creer que un día venceremos luchando desde dentro, qué ilusos somos al no darnos cuenta de que estamos atrapados en este engranaje delirante donde nuestros votos son el chantaje para continuar extorsionándonos.
Ahora mismo, desarmados ideológicamente, atomizados, sin un cordón umbilical que nos amarre al mástil de la utopía seguimos los cantos de sirena de los demócratas y vamos aún más a la deriva.
Vemos manantiales pero la sed nos seca porque no hay agua en esta travesía que dura cuatro años y luego se repite otros cuatro y luego otros cuatro. Hasta la deshidratación completa.
No hay oasis en las democracias burguesas.
Todo son espejismos.

sâmbătă, 27 octombrie 2018

Los enemigos (Pablo Neruda)


Ellos aquí trajeron los fusiles repletos
de pólvora, ellos mandaron el acerbo exterminio,
ellos aquí encontraron un pueblo que cantaba,
un pueblo por deber y por amor reunido,
y la delgada niña cayó con su bandera,
y el joven sonriente rodó a su lado herido,
y el estupor del pueblo vio caer a los muertos
con furia y con dolor.
Entonces, en el sitio
donde cayeron los asesinados,
bajaron las banderas a empaparse de sangre
para alzarse de nuevo frente a los asesinos.


Por esos muertos, nuestros muertos,
pido castigo.


Para los que de sangre salpicaron la patria,
pido castigo.


Para el verdugo que mandó esta muerte,
pido castigo.


Para el traidor que ascendió sobre el crimen,
pido castigo.


Para el que dio la orden de agonía,
pido castigo.


Para los que defendieron este crimen,
pido castigo.


      No quiero que me den la mano
      empapada con nuestra sangre.
      Pido castigo.
      No los quiero de embajadores,
      tampoco en su casa tranquilos,
      los quiero ver aquí juzgados
      en esta plaza, en este sitio.


      Quiero castigo.

miercuri, 24 octombrie 2018

Velada literaria para nuestros trabajadores en el extranjero (Vasko Popa)


Bienvenido compañero poeta
Cuándo nos leerá sus poemas

¿Pueden después del trabajo?

Después del trabajo
Los obreros están cansados
Solo quieren llegar a sus barracas

¿Pueden el sábado?

Los sábados los obreros se arreglan
Lavan y zurcen sus ropas
Escriben a su casa

¿Pueden el domingo?

Los domingos los obreros salen de las barracas
Los jóvenes visitan a las novias
Los más viejos van a esperar el tren

¿Entonces no tienen tiempo para poemas?

Como puede ver no tenemos tiempo
Pero juntos lo vamos a crear

Rotterdam, 1971.

sâmbătă, 15 septembrie 2018

Cuatro (Julia Uceda)


 
Yo te estaré esperando al borde del silencio.
Mis manos, sin espinas, tendrán olor de alba
tendiéndose al ocaso con nostalgia punzante.
Y tú vendrás con la luz en la espalda.
Y amanecerá de modo inverso,
y las rosas del viento caerán desorientadas
en un escorzo tímido de guía equivocado.


Y todo mi silencio florecerá de extrañas
palabras olvidadas,
quedándose mi yo de ahora arrodillado
frente a mi yo de entonces, trascendente
de amanecer y estrella.


Y toda la distancia en la mano de un niño
será un pájaro tibio que se duerme.


Y este tu yo de ahora dirá adiós con la mano
a ese tu yo de entonces, completo como un mundo.