vineri, 2 decembrie 2016

Si estuvieras acá... (Malena Ezcurra)

si estuvieras acá
cerca de mi mano
noviembre sería otra cosa
no tendría que googlear
despegar. com

para escapar del desamparo
y creer mágicamente
que hay algo de salvación
en irme

esgrimiría una esperanza
un punto de encuentro

si existieras a mi lado
a la hora de los fuegos
y los rezos
me fumaría tus pestañas
para gastar las ganas

nosotros no dejamos
nada sin arder
a vida o muerte
es el amor
entre dos pirómanos

igual te sigo amando
de la única manera que sé

desesperadamente.


.

Imagen: Harry Benson

luni, 28 noiembrie 2016

Fidel (Juan Gelman)

dirán exactamente de fidel
gran conductor el que incendió la historia etcétera
pero el pueblo lo llama el caballo y es cierto
fidel montó sobre fidel un día
se lanzó de cabeza contra el dolor contra la muerte
pero más todavía contra el polvo del alma
la Historia parlará de sus hechos gloriosos
prefiero recordarlo en el rincón del día
en que miró su tierra y dijo soy la tierra
en que miró su pueblo y dijo soy el pueblo
y abolió sus dolores sus sombras sus olvidos
y solo contra el mundo levantó en una estaca
su propio corazón el único que tuvo
lo desplegó en el aire como una gran bandera
como un fuego encendido contra la noche oscura
como un golpe de amor en la cara del miedo
como un hombre que entra temblando en el amor
alzó su corazón lo agitaba en el aire
lo daba de comer de beber de encender
fidel es un país
yo lo vi con oleajes de rostros en su rostro
la Historia arreglará sus cuentas allá ella
pero lo vi cuando subía gente por sus hubiéramos
buenas noches Historia agranda tus portones
entramos con fidel con el caballo


Juan Gelman

ONU ofrece condolencias a Cuba por fallecimiento de Fidel Castro 

vineri, 25 noiembrie 2016

Carta urgente a la juventud del mundo (Marcos Ana)

Si la juventud quisiera
mi pena se acabaría,
y mis cadenas.

(Decid ¡basta!
Haced la prueba.)

Vuestros brazos son un bosque
que llena toda la tierra;
si enarboláis vuestras manos
el cielo cubrís con ellas.
¿Qué tiranos, qué cerrojos,
qué murallones, qué puertas
no vencieran vuestras voces
en un alud de protesta?

(Todos los tiranos tienen
sus pedestales de arena,
de sangre rota, y de barro
babilónico sus piernas.)

Pronunciad una palabra,
decid una sola letra,
moved tan solo los labios
a la vez y la marea
juvenil atronaría
como un mar cuando se encrespa.

Pero, ¿quién soy yo, qué barco
de dolor, qué espuma vieja,
qué aire sin luz en el viento
acerco a vuestras riberas?

Como campanario de oro
vuestros corazones sueñan.
La juventud es la hora
del amor, su primavera.
¿Por qué mover vuestras ramas
alegres con mi tristeza?
¿No es mejor que yo me coma
mi pan solo en las tinieblas;
que mis pies cuenten las losas
veinte años más, mientras sueñan
mis alas entre las nubes
de un cielo roto en mis rejas?

Pero la vida -mi vida-
me está clamando en las venas;
abrasa loca las palmas
de mis manos; lanzaderas
clava y desclava en mi frente
y el pensamiento me quema.

Ved nuestros tonos. Ya somos
como terribles cortezas;
claustrales rostros, salobres
ojos que buscan a tientas
-sedientos de luz y sol-
una grieta entre las piedras.

No sabéis lo que es vivir
muriéndose a vida llena;
grises, sobre grises patios,
sin más luz que una bandera
de amor...

Ni lo sepáis nunca...
Más si queréis que esta lepra
jamás os alcance el pecho,
no dejéis "mi muerte" quieta.
No dejadme, no dejadnos
con nuestras sienes abiertas
y en un cerrojo sangrante
crucificada la lengua.

Levad vuestros pechos. ¡Pronto!
( Es bueno que esta gangrena
os revuelva las entrañas.)
¡Echad abajo mi celda!
Abrid mi ataúd; que el mundo
en pie de asombro nos vea
indomables, pero heridos,
sepultos bajo la tierra.
¡Que no queden en silencio
mis cadenas!


                                   Marcos Ana

luni, 7 noiembrie 2016

Pobreza (Patricia Olascoaga)


Detrás de una camiseta de tres euros
hay dos pobres:
el que la compra
y el que la cose.
Cada uno en una parte del mundo.
En el medio el explorador,
que une la necesidad de las dos pobrezas
en su beneficio.

miercuri, 26 octombrie 2016

Malos recuerdos (Antonio Gamoneda)

"La vergüenza es un sentimiento revolucionario."

Karl Marx

Llevo colgados de mi corazón
los ojos de una perra y, más abajo,
una carta de madre campesina.

Cuando yo tenía doce años,
algunos días, al anochecer,
llevábamos al sótano a una perra
sucia y pequeña.

Con un cable le dábamos y luego
con las astillas y los hierros. (Era
así. Era así.
Ella gemía,
se arrastraba pidiendo, se orinaba,
y nosotros la colgábamos para pegar mejor).

Aquella perra iba con nosotros
a las praderas y los cuestos. Era
veloz y nos amaba.

Cuando yo tenía quince años,
un día, no sé cómo, llegó a mí
un sobre con la carta de un soldado.

Le escribía su madre. No recuerdo:
«¿Cuándo vienes? Tu hermana no me habla.
No te puedo mandar ningún dinero…»

Y, en el sobre, doblados, cinco sellos
y papel de fumar para su hijo.
«Tu madre que te quiere.»
No recuerdo
el nombre de la madre del soldado.

Aquella carta no llegó a su destino:
yo robé al soldado su papel de fumar
y rompí las palabras que decían
el nombre de su madre.

Mi vergüenza es tan grande como mi cuerpo,
pero aunque tuviese el tamaño de la tierra
no podría volver y despegar
el cable de aquel vientre ni enviar
la carta del soldado.

luni, 10 octombrie 2016

Hay tropas situadas en los lugares... (Inger Christensen)


LA ACCIÓN

transitividades

I

Hay tropas situadas en los lugares más inverosímiles
con tanques camuflados como grandes piedras fecundadas
Piensan en su ración de alegrías verosímiles
pero suele ser un gen rápidamente mutante la alegría

Están colocadas en atención al interés de lucro de enormes trusts
Su despliegue es fructífero para la economía de los estados
De antemano la bomba que tiran es un feto deforme
De antemano la bomba es una imaginación estallada

Su tiempo llegará como si hubiese llegado en sueños
Como si su esperma fuera nitroglicerina supercalentada
Como si sus pensamientos fuesen fuertes corrientes eléctricas
Sus gritos una copia de los alaridos de las sirenas

Sólo queda un reencuentro eternamente triste
con algo que nunca fue otra cosa que asesinado
Sólo quedan las estrictas consideraciones económicas
que sólo los pocos que tienen el poder pueden esgrimir

Inger Christensen (de "Det")

Traducción: Francisco J. Uriz