sâmbătă, 19 mai 2018

Las tonalidades de la ira (Rafeef Ziadah)


Permítanme hablar en mi lengua árabe
antes de que también ocupen mi lenguaje.
Permítanme hablar en mi lengua materna
antes de que también colonicen su memoria.

Soy una mujer árabe de color
y nosotras venimos en todas los tonalidades de la ira.

Todo lo que mi abuelo siempre quiso hacer
fue levantarse al amanecer y observar a mi
abuela postrarse y rezar
en una aldea escondida entre Jaffa y Haifa.

Mi madre nació bajo un árbol de olivo
en un suelo que, dicen, ya no es mío;
pero yo cruzaré sus barreras, sus checkpoints,
sus locos muros de apartheid y volveré a mi hogar.

Soy una mujer árabe de color
y nosotras venimos en todas las tonalidades de la ira.

¿Escucharon gritar a mi hermana ayer,
mientras paría en un checkpoint
con soldados israelíes buscando entre sus piernas
la próxima amenaza demográfica?
Llamó a su hija nacida, Jenin.
¿Y escucharon gritar a alguien
"¡estamos retornando a Palestina!"
detrás de las rejas de la prisión,
mientras le tiraban gas lacrimógeno en la celda?

Soy una mujer árabe de color
y nosotras venimos en todas las tonalidades de la ira.

Pero me dices que esta mujer que hay dentro de mí
sólo te traerá tu próximo terrorista:
barbudo, armado, pañuelo en la cabeza, negrata.
¿Tú me dices que yo mando mis hijos a morir?
Pero esos son tus helicópteros,
tus F-16 en nuestro cielo.

Y hablemos un segundo de este asunto del terrorismo…
¿No fue la CIA la que mató a Allende y a Lumumba?
¿Y quién entrenó a Osama primero?
Mis abuelos no corrían en círculos, como payasos,
con capas y capuchas blancas en la cabeza
linchando negros.

Soy una mujer árabe de color
y nosotras venimos en todas las tonalidades de la ira.

"¿Quién es esa mujer morena gritando en la manifestación?"
Perdón. ¿Debería no gritar?
¿Olvidé ser cada uno de vuestros sueños orientales?
El genio de la botella,
bailarina de la danza del vientre,
chica de un harén,
voz suave,
mujer árabe. Sí, amo.
No, amo.
Gracias por los sándwich de manteca de maní
que nos tiras desde tus F-16, amo.

Sí, mis libertadores están aquí para matar a mis hijos
y llamarlos "daño colateral".

Soy una mujer árabe de color
y nosotras venimos en todas las tonalidades de la ira.

Así que déjame decirte que esta mujer que hay dentro de mí
sólo te traerá tu próxima rebelde.
Ella tendrá una piedra en una mano y una bandera palestina en la otra.

Soy una mujer árabe de color…
ten cuidado, ten cuidado
de mi ira.

miercuri, 16 mai 2018

Hadeel (Rafeef Ziadah)



Hadeel tiene nueve.
no, disculpen,
Hadeel tenía nueve años.

Un funcionario israelí dijo que lamentan su muerte
"Pero el terrorismo se tiene que acabar,
los misiles se tienen que acabar,
la resistencia se tiene que acabar"
o continuarán, continuaran, continuarán,
bombardeando a Gaza,
hasta que renunciemos a la poca dignidad que nos queda.
Hasta que elijamos a quién ellos quieren,
firmemos lo que ellos quieren y
muramos, muramos, muramos en silencio
como ellos quieren.

Sonríen y lamentan la muerte como un accidente ocasional
y lamentan cómo los niños palestinos mueren
en una cámara de tortura colectiva: Gaza.
ven...
la seguridad de Israel es absoluta y
está escrita con sangre
y con tapadoras
y el arte de las mujeres voceras
porque la muerte es más tolerable si viene de una mujer
la muerte, me dicen,
es más cortés y elegante si viene de una mujer.

¿Y quién,
quién le dirá a la madre de Hadeel
ocupada horneando pan y za’atar
que las palomas no volverán a volar sobre Gaza,
las palomas no volverán a volar sobre Gaza.

Hadeel se ha ido
y su hermano Ahmed perdió la vista.

Las palomas... las palomas, no volverán a volar sobre Gaza.

Hadeel...
Ninguna plegaria que recuerde
ninguna plegaria que recuerde
o que más o menos recuerde
te traerá de vuelta.
ninguna plegaria que busque dentro de mi interior
te traerá de vuelta.

Mientras te envuelves en relatos de Palestina
te escondes bajo tu cama
esperando al próximo soldado
que tire abajo tu puerta,
para expulsarnos de una historia
que cargamos sobre nuestras espaldas.
Hadeel... Hadeel... Hadeel...

¿Quién?
¿Quién de ustedes le dirá a Hadeel que nada
cambio el día que ella murió?
La siguiente reunión...
el próximo tren...
La siguiente reunión...
el próximo tren...
ni una pausa... ni una lágrima.

¿Merece esto un comunicado de prensa?
¿merece esto un comunicado de prensa?
sólo la perdida de otro palestino
¿merece esto un comunicado de prensa?
la solidaridad desde lejos como una broma de mal gusto
una mala historia para contarle a un niño.
Pero las palomas
las palomas no vuelan sobre Gaza nuevamente
las palomas no vuelan sobre Gaza nuevamente.
Hadeel se ha ido para siempre.
Se ha ido.

No hay palabras finales
sólo un vacío en el corazón de su madre
sólo un vacío en el corazón de su madre.
Y me dicen...
continúan diciéndome,
"No llores por los mártires
no llores por los mártires
continúa la lucha
continúa la lucha
continúa la lucha"
pero por Hadeel
por Hadeel denme tan solo un momento de silencio
dame un momento de silencio...
No.
Denme un momento de sincera resistencia,
Sincera resistencia,
así podrán mantener la poca dignidad que les queda
Por Hadeel.

marți, 15 mai 2018

El Diablo es judío (Eduardo Galeano)


Hitler no inventó nada. Desde hace dos mil años, los judíos son los imperdonables asesinos de Jesús y los culpables de todas las culpas.

¿Cómo? ¿Que Jesús era judío? ¿Y judíos eran también los doce apóstoles y los cuatro evangelistas? ¿Cómo dice? No puede ser. Las verdades reveladas están más allá de la duda: en las sinagogas el Diablo dicta clase, y los judíos se dedican desde siempre a profanar hostias, a envenenar aguas benditas, a provocar bancarrotas y a sembrar pestes.

Inglaterra los expulsó, sin dejar ni uno, en el año 1290, pero eso no impidió que Marlowe y Shakespeare, que quizá no habían visto un judío en su vida, crearan personajes obedientes a la caricatura del parásito chupasangre y el avaro usurero.

Acusados de servir al Maligno, estos malditos anduvieron los siglos de expulsión en expulsión y de matanza en matanza. Después de Inglaterra, fueron sucesivamente echados de Francia, Austria, España, Portugal y numerosas ciudades suizas, alemanas e italianas. En España habían vivido durante trece siglos. Se llevaron las llaves de sus casas. Hay quienes las tienen todavía.

La colosal carnicería organizada por Hitler culminó una larga historia.

La caza de judíos ha sido siempre un deporte europeo.

Ahora los palestinos, que jamás lo practicaron, pagan la cuenta.


Eduardo Galeano (de "Espejos: una historia casi universal.")

luni, 7 mai 2018

La vida (Edith Södergran)


Yo, prisionera de mí misma, digo lo siguiente:
la vida no es la primavera de terciopelo verde claro
ni una caricia que uno rara vez recibe,
la vida no es una decisión de ir
ni dos brazos blancos que nos sostienen.
La vida es el estrecho anillo que nos mantiene cautivos,
el círculo invisible que jamás traspasamos,
la vida es la felicidad cercana que nos pasa por delante,
y miles de pasos que no nos convencemos de dar.
La vida es despreciarse a sí mismo
y estar inmóvil en el fondo de un pozo
y saber que el sol brilla allá arriba
y los pájaros dorados vuelan en el aire
y los días raudos se disipan como flechas.
La vida es decir rápidamente adiós e irse a casa y dormir...
La vida es ser un extraño para sí mismo
y una máscara nueva para cada uno que pasa.
La vida es tratar a la ligera la propia felicidad
y sacudirse el momento único,
la vida es creerse débil y no atreverse.

Traducción de Neila García.

vineri, 13 aprilie 2018

Cuando la ficticia clase media... (Eladio Orta)


cuando la ficticia clase media
andaba a la caza del apartamento
en primera línea de playa
con vistas a las pistas de esquí

la flor caníbal del capitalismo
cementaba los miradores de la belleza

cuando los hijos de la clase obrera
jugaban a la pelota
con un bocadillo de mortadela

la flor caníbal del capitalismo
invitaba a desertar de la aulas

cuando la ficticia clase media
perdió la llave del chalet y
los hijos de la clase obrera
se comían la pelota
con la que antes jugaban al fútbol

la flor caníbal del capitalismo
amedrentaba en las urnas

¿quién diseñó la estrategia
mundo emprendedor?

(De "Soy de derechas." Amargord, 2017.)

marți, 10 aprilie 2018

Una vida (Edith Södergran)




Las estrellas son implacables —
eso lo sabemos todos —
pero yo quiero buscar al felicidad
en todas las olas azules
y bajo todas las piedras grises.
¿Y si la felicidad no llega nunca? ¿Qué es entonces una vida?
Un pequeño nenúfar se marchita en la arena.
¿Y si perdiera el sentido? Una estela muere en la orilla
al ponerse el sol.
¿Qué se le había perdido a la mosca en la tela de araña,
y qué ha hecho la efímera con su único día?
Como respuesta nada más que dos alas inertes
sobre un pecho encogido.
El negro no será nunca blanco —
pero dulzor de la batalla queda para todos.
y todos los días brotan flores frescas desde el infierno.
Pero llegará un día en que el infierno esté vacío y el cielo
            se cierre y todo se quede quieto —
no quedará más que el cuerpo de una efímera en el pliegue de 
            una hoja.
Pero ya nadie lo sabe.