vineri, 21 iulie 2017

Derrumbe (Amparo Osorio)


Se acumulan los días, los años
la erosión de la vida
nos echa encima su balandra y vamos
hacia el despeñadero.
Pasa la sombra... pasa y mira
y vuelve a acomodarse.
Una luz de farol bordea la penumbra.
Es la ciudad: me digo.
La sombra se adelanta
no quiere compartir mis pensamientos
pero lee la esquina, los escombros
los pasos solitarios y el eco de esos pasos
mucho antes que sorprendan a mi cuerpo.
El funerario pájaro del tiempo
aletea en el aire.
Las ruinas del amor se precipitan.
Quiero cerrar los ojos.
Quiero
que sólo el viento pase
y nos lea el poema de la errancia,
que nos diga al oído
sobre la honda pena que hoy irrumpe
en el alma del saxo.
que el viento,
sólo el viento...

joi, 13 iulie 2017

Oración (Eduardo García)


Ten piedad, Señor de los desahucios,
de la herrumbre que roe el tenedor,

de la cola del paro, el burofax,
de la hucha desvalijada a la carrera.

Que amainen las facturas, que las fieras
se amansen de repente

o la víctima aprenda, Señor de la codicia,
a dar caza al verdugo.

joi, 6 iulie 2017

Por tierras de España (Antonio Machado)


El hombre de estos campos que incendia los pinares
y su despojo aguarda como botín de guerra,
antaño hubo raído los negros encinares,
talado los robustos robledos de la sierra.
. . . Hoy ve a sus pobres hijos huyendo de sus lares;
la tempestad llevarse los limos de la tierra
por los sagrados ríos hacia los anchos mares;
y en páramos malditos trabaja, sufre y yerra.
. . . Es hijo de una estirpe de rudos caminantes,
pastores que conducen sus hordas de merinos
a Extremadura fértil, rebaños trashumantes
que mancha el polvo y dora el sol de los caminos.
. . . Pequeño, ágil, sufrido, los ojos de hombre astuto,
hundidos, recelosos, movibles; y trazadas
cual arco de ballesta, en el semblante enjuto
de pómulos salientes, las cejas muy pobladas.
. . . Abunda el hombre malo del campo y de la aldea,
capaz de insanos vicios y crímenes bestiales,
que bajo el pardo sayo esconde un alma fea,
esclava de los siete pecados capitales.
. . . Los ojos siempre turbios de envidia o de tristeza,
guarda su presa y llora la que el vecino alcanza;
ni para su infortunio ni goza su riqueza;
le hieren y acongojan fortuna y malandanza.
. . . El numen de estos campos es sanguinario y fiero:
al declinar la tarde, sobre el remoto alcor,
veréis agigantarse la forma de un arquero,
la forma de un inmenso centauro flechador.
. . . Veréis llanuras bélicas y páramos de asceta
—no fue por estos campos el bíblico jardín—:
son tierras para el águila, un trozo de planeta
por donde cruza errante la sombra de Caín.

(De "Campos de Castilla")

(Puede que este poema de Machado sea el mejor diagnóstico nunca escrito acerca de las causas de los incendios forestales, así como de las más nefastas de sus consecuencias. Parece mentira que después de más de un siglo de haber sido escrito, sigamos sin haber aprendido nada.)

Fotografía: Berrocal. 31 de julio de 2004.

luni, 3 iulie 2017

Elogio para la poesía (Yevgueni Yevtushenko)


Tiutchev, un poeta ruso del siglo XIX, exclamó una vez:
“¡Oh, si las alas vivas de las almas, agitadas sobre la multitud,
nos salvaran de la inmortal vulgaridad de la gente!”

Hoy todos somos testigos de un complot mundial
de la vulgaridad triunfante contra la exquisitez humana.
Pero si la vulgaridad es inmortal, también es inmortal
la resistencia contra ella.
La persona que no tiene poesía interior
se convierte sin darse cuenta en un zombi.

Hace mucho tiempo, en una de mis otras vidas,
estuve en un pequeño pueblito colombiano en la Amazonia,
donde viven los indios cazadores de cocodrilos.
Para ellos, un invitado es una persona sagrada.
Cuando salieron a mi encuentro tocaron tambores,
se tiraron de los cabellos y lloraron a lágrima viva.
“¿Por qué lloráis?”, pregunté sorprendido.
“Porque luego te irás”, respondieron los indios.
Cuando me iba, también tocaron tambores, pero esta vez
bailaban alegremente, haciendo que yo bailara con ellos
su alegre danza. Me pusieron lirios blancos en el pelo
y, como niños, saltaban por encima del fuego.
“¿Por qué estáis todos tan alegres?”, pregunté.
“Porque tenemos la esperanza de que regresarás”, contestaron.
Esto es poesía que, gracias a Dios, vive en la humanidad.

vineri, 16 iunie 2017

El niño asesinado (Romance pequeñito) (Amparo Poch y Gascón)


Corría la bala
Y decía el viento:
¿En dónde me clavo
Para dar más duelo?
El niño jugaba
Soñaba sus juegos
Pues ¿Qué era la guerra
Con sus hombres fieros?
Corría la bala...
¿Dónde irá mi hierro
Traidor y asesino
Por ser mas certero?
El niño soñaba,
Jugaba sus sueños.

Pues ¿Qué era la guerra
Si estaba tan lejos?
Capullo temprano
cortado y deshecho,
fruta no madura
robada del huerto,
los ojos cerrados,
los labios resecos,
los brazos tendidos…
¡está el niño muerto!
Un interrogante
se mecía al viento:
¿Qué es lo que han matado,
poeta, guerrero
atleta famoso
hombre justiciero?
cruel? bondadoso?
compasivo?, fiero?
egoísta?, humano?
Cobarde, ¿sincero?
Pues que era la guerra
Si estaba tan lejos…

Fotografía: Agustí Centelles (Bombardeo de Lleida, 3 de noviembre de 1937)

luni, 12 iunie 2017

Si todo ha de acabar (Eduardo García)


Si todo ha de acabar, qué importa nada.
Si el río ha de arrastrar cuanto queremos,
días, amigos, cuerpos, libros, senos,
cavando a nuestro paso una hondonada;

si todo ha de anegar la mar helada
y al cabo nos aguardan crisantemos,
más vale no olvidar lo que seremos
y enterrar en olvido la alborada.

Mas si el destino está en quedar en nada
rema a contracorriente, a tumba abierta,
apurando los cauces, siempre alerta
al destello que inflama la mirada.

Si todo ha de acabar, muerde muy fuerte
cada hora que le robas a la muerte.

marți, 16 mai 2017

Pensamientos de Don Cogito sobre la sangre (Zbgniew Herbert)


1

Don Cogito
leyendo un libro
sobre los horizontes de la ciencia
la historia del progreso intelectual
desde las tinieblas del fideísmo
hasta la luz de la sabiduría
se topó con un episodio
que ensombreció
su horizonte privado
con un nubarrón

una buena postilla
a la crasa historia
de los fatídicos errores de la humanidad

durante muchísimo tiempo
se mantuvo la convicción
de que el hombre porta consigo
una considerable reserva de sangre

un barrilete abombado
de veinte y pico litros
— una nadería

a partir de aquí es fácil entender
las desbordantes descripciones de batallas
los campos rojos como coral
las impetuosas corrientes de crúor
el cielo que repite
abyectas hecatombes

y asimismo un universal
tratamiento médico
al enfermo
se le abría una arteria
y alegremente se dejaba caer
el valioso fluido
sobre una palangana de estaño

no todos lo aguantaban
Descartes agonizante susurró
"Messieurs éparnez" —

2

ahora sabemos con exactitud
que por el cuerpo de cada persona
ya condenado o verdugo
circulan apenas
unos cuatro o cinco litros
de aquello que fuera llamado
alma del cuerpo

unas pocas botellas de borgoña
un jarrón
soo un cuarto
de la capacidad de un cubo

poco

a don Cogito
le sorprende en su ingenuidad
que este descubrimiento
no provocara una revolución
en el ámbito de las costumbres

cuando menos debería haber formentado
un ahorro juicioso

ya no se puede como antes
malgastarla y derrocharla
en los campos de batallas
en las plazas de las ejecuciones

en verdad que hay muy poca
menos que agua petróleo
que reservas energéticas

sin embargo sucedió algo bien distinto
se extrajeron unas consecuencias ignominiosas

en vez de moderación
derroche

tan ajustada medición
reforzó a los nihilistas
y dio mayores bríos a los tiranos
ahora saben con precisión
que el hombre es frágil
y fácilmente se puede desangrar

cuatro cinco litros
es una cantidad insignificante

así pues el triunfo de la ciencia
no comportó nutrición espiritual alguna
ni principio de comportamiento
ni norma moral

constituye muy pequeño consuelo
piensa Don Cogito
que los esfuerzos de los investigadores
no puedan cambiar el curso de los acontecimientos

tienen prácticamente el mismo peso
que el suspiro de un poeta

y la sangre sigue corriendo

supera el horizonte del cuerpo
las fronteras de la fantasía

— quizá esté por venir un diluvio

Traducción de Xaverio Ballester

luni, 8 mai 2017

Porque nosotros... (Samih Al-Qasim)


Me doy cuenta de que vamos a morir,
porque nosotros... no dominamos la técnica del combate,
porque nos hemos vuelto Quijotes,
porque... nos morimos de hambre.
Nuestros amigos... tras las fronteras,
contemplan un grano de su trigo,
una gota de su aceite... y preguntan:
¿Cómo estará nuestra casa abandonada?
¿Cómo estará la tierra?... ¿La reconoceremos al volver?
¡Ay de nosotros!...
Pedazos de un pueblo refugiado, perseguido.
¡Ay de nosotros, de nuestra vida de esclavos!
¿Volveremos? ¿Volveremos?

luni, 24 aprilie 2017

Don Cogito lee el periodico (Zbigniew Herbert)


En primera página
la noticia de la matanza de 120 soldados

la guerra ya duraba mucho
uno puede acostumbrarse

justo al lado información
de un crimen espectacular
con el retrato del asesino

la mirada de Don Cogito
salta indiferente
la hecatombe de los soldados
para sumergirse con delectación
en la descripción del espanto cotidiano

un obrero agrícola de unos treinta años
con depresión nerviosa
mató a su mujer
y a sus dos pequeñuelos

con precisión se describen
la ejecución del crimen
la posición de los cuerpos
y otros detalles

a los 120 caídos
es inútil buscar en un mapa
la excesiva lejanía
los oculta como si fuera una jungla

no estimulan la imaginación
son demasiados
la cifra cero al final
los transforma en una abstracción

un tema para meditar:
la aritmética de la compasión

Versión de Xaverio Ballester

vineri, 31 martie 2017

El camino no elegido (Robert Frost)


Dos caminos distintos en un bosque amarillo,
Triste por no poder tomarlos ambos,
Viajero solo, estuve largo tiempo
Contemplando uno de ellos tan lejos como pude,
Hasta donde acababa diluido en la espesura;

Al cabo, puede ser que con acierto,
Ya que era muy tupido y abundante
En hierba y poco hollado, opté por el segundo.
Aunque, visto lo visto al transitarlo,
Podría haber optado por cualquiera.

Los dos esa mañana, semejantes,
Se abrían ante mí parcos en huellas.
¡Oh, aun sabiendo que todo ha de seguir su curso,
cómo ansié haber podido tomar otro día el otro!
¡Cómo dudé si regresar sobre mis pasos!

Esto lo estoy diciendo suspirando;
En un lugar y un tiempo ya lejanos
Se bifurcaban dos caminos en un bosque
Y, al optar por el menos transitado,
Me dirigí a un mañana, este ahora, diferente.

marți, 21 martie 2017

Voz (Zbigniew Herbert)


Voy al mar
para oír esa voz
entre el golpe de una ola
y otra

pero no hay voz
sino solo la senil locuacidad del agua
la salobre nada
el ala de un ave blanca
adherida a la piedra

voy al bosque
donde perdura el ininterrumpido
murmullo de una inmensa clepsidra
que vierte las hojas en el humus
el humus en las hojas
las poderosas mandíbulas de los insectos
devoran el silencio de la tierra

voy al campo
láminas verdes y amarillas
fijadas con alfileres de insectiles seres
resuenan con cada roce del viento

dónde está esa voz
debería hacerse oír
cuando por un momento calle
el infatigable monólogo de la tierra

nada solo murmullos
aplausos explosiones

regreso a casa
y mi experiencia adopta
la forma de un dilema
o es mudo el mundo
o yo soy sordo

tal vez
los dos
portemos el estigma de la mutilación

debemos pues
cogernos de la mano
seguir hacia delante
hacia nuevos horizontes
hacia esas gargantas contraídas
desde donde emana
el incomprensible gorgoteo

Versión de Xaverio Ballester

sâmbătă, 11 martie 2017

Las personas sensibles (Sophia de Mello)


Las personas sensibles no son capaces
De matar gallinas
Pero son capaces
De comer gallinas

El dinero huele a pobre y huele
A la ropa de su cuerpo
Aquella ropa
Que después de la lluvia se secó sobre el cuerpo
Porque no tenían otra
Porque huele a pobre y huele
A ropa
Que después del sudor no fue lavada
Porque no tenían otra

“Ganarás el pan con el sudor de tu rostro”
Así nos fue impuesto
Y no:
“Con el sudor de los otros ganarás el pan”

Oh vendedores del templo
Oh constructores
De las grandes estatuas huecas y pesadas
Oh llenos de devoción y de provecho

Perdónalos Señor
Porque ellos saben lo que hacen

miercuri, 8 martie 2017

Patriarcado (Patricia Olascoaga)


"Qué largo se me está haciendo el patriarcado."
En la vida de mi madre,
en mi abuela bajo la sombra del abuelo,
los cacharros, la pila, el fogón.
En el dedo que señala el lugar al que debemos pertenecer:
fuera de la calle, de la escuela,
de la tertulia con café y copa,
del puro ni hablemos,
bajo la capa rosa del princesa con zapato de cristal.
Dentro de la faja,
dentro de la culpa,
dentro del silencio,
limpiando mocos mientras ellos
ensucian el mundo con sus guerras
jugando a soldaditos
con corazón de plomo.

joi, 23 februarie 2017

2003 (Idea Vilariño)


Van los hijos de perra
por pobres de muerte
que muriéndose esperan
la granizada atroz
el rayo que no cesa.
Y nos los otros otros
por veces distraídos
por veces ocupados
lanzamos solo a veces
un insulto un gemido
un destello de pena
una arcada de odio
de asco
de vergüenza.

vineri, 17 februarie 2017

Instrucciones para la matanza de amigos (Erich Fried)


“Pero tú eres un maestro
Y no necesitas de mis enseñanzas”

Procura que aquel que quieras sacrificar
te caiga antipático la víspera
Cada uno de sus movimientos deberá resultarte odioso
y cada palabra suya motivo de asco
Desde que te mira cómo afilas tu cuchillo
sus argumentos realmente son nerviosos e incoherentes

Para ello solo será necesario
detectar en tu amigo una o dos malas cualidades
(que siempre se encuentran)
Incluso puedes insinuárselas
pero con tacto para que no comprenda nada

Pero tú sabrás entonces que nada le ocultas
Allá él si no lo comprende:
quien no aprende paga las consecuencias
Podrás mostrarte insensible

Tomarás nota de todo cuanto te moleste en él
y al poco rato ya habrás reunido bastante
Tu amigo seguirá sin sospechar
pero ya estará a punto para el sacrificio
y ahora todo irá más rápido cosa que también puede ser más humana

Lo que sientas entonces no tiene comparación
Quien lo haya vivido una vez
siempre tendrá presto el cuchillo
Con el tiempo y sacrificando amigos
crearás espacio libre a tu alrededor
Nadie se te acercará demasiado

miercuri, 15 februarie 2017

Paisaje de elegía (María Elena Walsh)


No escuches mi dolor, tú que me heriste.
No te reclama ya ningún acento.
Sólo en mi corazón la sangre es triste.
(¡Oh lentas calles del otoño lento!)

No te requiero un sólo mandamiento.
-Tú que me niegas, tú que no me diste-.
No sientas esta muerte que yo siento.
(¡Oh tristes voces del otoño triste!)

Que sólo a mis entrañas se refiera
este clamor, este importante frío.
Quiero que no te alcance este lamento.

Pero si alguna vez te desespera
un gran silencio, es el silencio mío.
(¡Oh lentas sombras del otoño lento!)

luni, 13 februarie 2017

Ulises pasa ante Ítaca (Yves Bonnefoy)


¿Qué son esos peñascos, esa arena? Son Ítaca.
Sabes que están allí la abeja y el olivo,
y la esposa leal y el viejo perro,
pero mira, el agua brilla negra bajo tu proa.

¡No, no mires más esta ribera!
Sólo es tu pobre reino. Tú no vas
a tender la mano a ese hombre que eres,
tú, que no tienes ya tristeza ni esperanza.

Pasa, defrauda. ¡Que huya por tu izquierda!
Mira que para ti se ahonda ese otro mar,
la memoria que asedia al que quiere morir.

¡Sigue! Mantén el rumbo hacia la otra
ribera baja, allá. Donde, en la espuma,
juega aún el niño que tú fuiste aquí.


Ulysse passe devant Ithaque

Qu'es-ce que ces roches, ce sable? C'est Ithaque,
Tu sais qu'il y a là l'abeille et l'olivier
Et l'épousse fidèle et le vieux chien,
Mais vois, l'eau brille noire sous ta proue.

Non, ne regarde plus cette rive! Ce n'est
Que ton pauvre royaume. Tu ne vas pas
Tendre ta main à l'homme que tu es,
Toi qui n'a plus chagrin ni espérance.

Passe, déçois. Qu'elle fuie à ta gauche! Voici
Que se creuse pour toi cette autre mer,
La mémoire qui hante qui veut mourir.

Va! Garde désormais le cap sur l'autre
Rive basse, là-bas! Où, dans l'écume,
Joue encore l'enfant que tu fus ici.

Ilustración: Ulises burlando a Polifemo, de Joseph Mallord William Turner.

marți, 7 februarie 2017

Los magos de Occidente (Gloria Fuertes)


Los magos de Occidente
(no de Oriente)
no eran tres,
eran cuatro.

El Mago Polvo
el Mago Migas
el Mago Pupas
y el Mago Daño.

Los magos de Occidente
eran soldados,
recorrían Europa
en carros blindados.

Balas y granadas (por todos los lados).
¡Vaya juventud que nos ha tocado!
Nos dieron granada, no el fruto,
la bomba de mano.

Lucha en cataclismo
(Magos de Occidente
para defenderse
hacían lo mismo).

El Mago Polvo
quedó hecho polvo.
El Mago Migas
quedó hecho migas.
El Mago Pupa
quedó hecho pupa.
Y el Mago Daño
(en silla de ruedas un año).

Cuando volvieron de la guerra mordaz,
se fueron a apuntar al Club de la Paz.

duminică, 5 februarie 2017

Ilión (Xabier Lete)


Si yo hubiera partido con aquellos aqueos
a combatir la insolencia de la bella Ilión
y diez largos años hubiera permanecido
ante sus murallas obstinadas,
sospecho que mi corazón habría albergado
mil sospechas y mil dudas
acerca de las razones de los míos.

Creo que habría considerado con sosiego
las patrióticas razones que los eléatas alegaban,
discerniendo con tiento las palabras del oráculo
de la furiosa envidia de Menelao el mezquino.

Mirando benévolo los gestos alocados de la pasión liberada,
me habría sentado quizá a la vera de Helena y Paris,
apreciando en más las ardientes transgresiones desmedidas
que ninguna de las leyes del honor y de la fama.

Pues los dones consumidos en el altar de la vida
no necesitan de miedo ni respeto a las huestes en cólera,
por más que cuente la historia que unas honraron a la patria
y otras, en cambio, provocaron la cólera de los dioses implacables.

Ilustración: Helena y Paris, de Jacques-Louis David.

vineri, 3 februarie 2017

Puede ser (Idea Vilariño)


Puede ser que si vieras Hiroshima
digo Hiroshima mon amour
si vieras
si sufrieras dos horas como un perro
si vieras
cómo puede doler doler quemar
y retorcer como ese hierro el alma
desprender para siempre la alegría
como piel calcinada
o vieras que no obstante
es posible seguir vivir estar
sin que se noten llagas
quiero decir
entonces
puede ser que creyeras
puede ser que sufrieras
comprendieras.

                                                 (1964)

miercuri, 1 februarie 2017

No vale (Agustín Millares Sall)


Te digo que no vale
meter el sueño azul bajo las sábanas,
pasar de largo, no saber de nada,
hacer la vista gorda a lo que pasa,
guardar la sed de estrellas bajo llave.

Te digo que no vale
que el amor pierda el habla,
que la razón se calle,
que la alegría rompa sus palabras,
que la pasión confiese: Aquí no hay sangre.

Te digo que no vale
que el gris siempre se salga
con la suya, que el negro se desmande
y diga “cruz y raya”
al júbilo del aire.

Vuelvo a la carga y digo: Aquí no cabe
esconder la cabeza bajo el ala,
decir “no lo sabía”, “estoy al margen”,
“vivo en mi torre solo” y “no sé nada”.

Te digo y te repito que no vale.